Tato Contissa

Periodista, investigador, ensayista, poeta, docente universitario, hombre de radio…

Tato Contissa nació en Ingeniero Jacobacci, Río Negro, en 1954.

Su padre fue intendente de la ciudad entre 1950  y 1954, pero en 1955, producto del golpe de Estado que derroca el gobierno constitucional de Juan Domingo Perón, es detenido 9 meses sin proceso. Al ser liberado lo restituyen a su cargo en el ferrocarril (por el cual se había mudado en primera instancia a Jacobacci) pero lo trasladan junto a su familia a una estación de carga ubicada en la Isla Maciel, Buenos Aires.

Tato inició sus estudios primarios en el San Juan Evangelista de la Boca, pero terminó la primaria en un colegio del Estado y su secundario lo hizo en el Nacional N° 1, Bernardino Rivadavia, Lomas de Zamora. Comenzó a estudiar abogacía y a militar en la JUP (Juventud Universitaria Peronista), hasta que cae el gobierno de Isabel Perón y abandona sus estudios.

En 1976 se fue a vivir a San Carlos de Bariloche, donde estuvo alrededor de 3 años y volvió a Buenos Aires para iniciar nuevamente la Facultad, sólo que esta vez en la carrera de Periodismo. Estudió en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, en plena Dictadura Militar.  Allí formó parte de la creación de una Agrupación Peronista dentro de la Facultad de Ciencias Sociales (la CORECESO, Comisión Recuperadora del Centro de Estudiantes de Sociales), y luego, junto a otros amigos, crea FUNAP (Frente Universitario Nacional y Popular). Desarrolló la primera revista universitaria, que se llamó Alternativa Cultural, y que se trató del único medio contestatario al proceso dentro de la Universidad.

Tato trabajó en Radio Excelsior y en Radio Belgrano (entre 1984 y 1986). En 1984 termina sus estudios y se casa. Dos años más tarde se mudan a San Carlos de Bariloche, en donde nacen sus dos hijos (Luciana y Mauro). Allí desempeñó funciones de docente en distintas escuelas secundarias, además de trabajar en FM del Lago (1987) y en Melodía (1988).

Entre 1995 y 1998 retomó la docencia en colegios secundarios de la Ciudad de Bariloche. Entre 1998 y 1999 se desempeñó en el cargo de Director de Prensa del Municipio de San Carlos de Bariloche, durante el gobierno de César Miguel, y a fines de 1998 empezó a viajar a Buenos Aires para dar clases en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Fue docente del Seminario “Postmodernismo y Sociedad Mediática” (1998-2000), de  la materia Teorías de la Comunicación (1998- 2005) de Radio I y II (1999- 2001), de Problemática Periodística (1999-2011), de Introducción a las Ciencias Sociales- curso de Ingreso (2002-2006) y del Seminario “Periodismo Crítico” (2007- 2011). Además fue Secretario de Extensión Universitaria de la Facultad (2005-2006).

En 2003 trabajó en la Secretaría de Medios de la Nación, y entre 2004 y 2005 fue vicedirector de Radio Nacional.

Entre 1999 y 2005 publicó “La Dictadura del sí Mismo” y “La caída de los Medios” (dos ensayos de publicación académica), “El Juego del Ahorcado” (2002) y “Salven a Clark Kent” (2005), los dos últimos de Ediciones Corregidor.

En 2005 tuvo un programa de radio llamado “Las tres de última” y  en 2006 otro llamado “Mejor que decir”, ambos por Radio Cooperativa. Allí, en 2007, lo que fue un reemplazo de un programa de verano terminó siendo seis años de “Condenados al Éxito” en la mañana de Radio Cooperativa, primero, y en la Voz de las Madres, después.

En 2006 protagonizó un periodístico de entrevistas televisivo con un novedoso relato ficcionado, escrito y guionado por él, llamado A LATINA, producido por Mulata Films, que se emitió por dos temporadas en los canales Telesur y Encuentro.

A fines de 2010, sin dejar Condenados al Éxito, fue conductor de “Días como Flechas” por la tarde de la AM 750, y publicó “Macanas Puras”, su primera edición de ficción, en Editorial Punto de Encuentro.

Falleció el 27 de Enero de 2012, rodeado de su familia, y fue despedido por su gente querida el 28 de Enero en el Cementerio de la Chacarita.

      ♦    ♦    ♦

“Lo que hace trascendente cualquier hacer humano es, justamente, el hecho de que lo que hace trasciende al hacedor”

Tato Contissa.