Todas las entradas de Tato Contissa

“Uno trabaja para el éxito”

La definición le viene desde detrás del grueso maquillaje, un blindado de emulsiones que ya es ella misma, su totalidad de máscara, el escudo que la defiende de su insignificancia: “Uno trabaja para el éxito”.
Transida de vanidad, Mirtha acaba de sincerarse.
Claro que nadie hace nada en ansia de fracaso. Pero lo que hace trascendente cualquier hacer humano es, justamente, el hecho de que lo que hace trasciende al hacedor.
(leer mas…)

Los calientes, los fríos y los helados

Los medios concentrados, cara discursiva de los grupos económicos concentrados dicen que está todo bien. Lo dicen con lenguaje publicitario, que es el único que entienden, ya que cuando tienen que salir a debatir la propuesta de ley de comunicación audiovisual que quiere reemplazar a la ley de radiodifusión de la dictadura, solo ofrecen mendacidad y balbuceo.

(leer mas…)

El Almirante Castro

Perdón a Walter Nelson, a los Almirante Brown ( el de Capusoto y el otro), a los Fideles Pintos y Castro, a Castromán, a Mandela. Perdón a todos, en nombre de los que creen que todo es lo mismo y que cualquier cosa es algo.
 

Nelson Castro es una empresa dependiente del periodismo hegemónico resuelto en el sistema mediático concentrado de la Argentina. En ese sentido es un actor preponderante del sistema que legaliza la dictadura en 1980 con la actual Ley de apropiación mediática conocida como Ley de Radiodifusión.

(leer mas…)

Almuerzo de mas

-No estoy de acuerdo con los movimientos- fraseó con arrojo de restos de bocado (salvo de ser almorzado) en la mesa de Chiquita.

Pensé en las dificultades que se suele tener cuando se intentan hacer, simultáneamente, dos cosas que son antagónicas.

No hablo del pensar y comer ni del comer y el pensar. Hablo de la imposibilidad que implica ser Lanata en la escenografía Legrand.

(leer mas…)

El ojo del Gordo alimenta al amo

La Argentina de estos días es de una gran fertilidad. Crece todo con facilidad, con vigor, con energía. Sucede que los nutrientes intelectuales inyectados durante ciento cincuenta años favorecen esa prodigalidad.

Por eso el jardín de las verdades, las mentiras y sus variadas mixturas está pletórico en esta patria amada.

(leer mas…)

La Eva de la Bandada

Había una vez un pueblo que no esperaba nada.

Y por esperar tan poco solo tenía el derecho de la espera.

Y de esa misma vez, y de ese mismo pueblo,

había una mujer a la que algo muy grande la aguardaba.

Tanta necesidad debía parir tanto derecho,

tanta injusticia una piedra de amor en la balanza.
(leer mas…)

Mayordomos

Una tía abuela, Clarita, planchaba en la casa de un reconocido constitucionalista. Planchaba. Eran los años siguientes a los de la “Libertadora”.

Clarita repetía como ritual el decálogo gorila. Que Perón se ponía billetes de cinco pesos en la bragueta para que se lo quiten las chicas de la UES; que colgaba a Evita en una percha para que creciera; que tenía relaciones en público con Gina Lolobrigida. De allí al luto obligatorio, a la afiliación obligatoria, y a la devoción obligatoria.

(leer mas…)

¡Bárbaro! Las ideas no se suicidan

El error más grave que puede cometer quien lucha contra los leones azules es prestar atención a las recomendaciones tácticas que quiere suministrarle un león violeta.

Julio Bárbaro ha abandonado la circunspección que caracterizaran cuatro años y medio de silenciosa labor en el Comité Federal de Radiodifusión. Suponía uno que tanto mutismo obedecía al trabajo febril en despliegue, y entonces dio para que se entendiera que, al cabo, la voz recuperada nos daría los favores del balance. Pero no.

(leer mas…)

La juventud, finalmente, es maravillosa

Dar examen de revolucionario fue una tarea que en los setenta nos devoró mucha energía. Y quizá nos distrajo. La izquierda compañera de los sectores medios no peronistas, entre los que destacaban los hijos contestatarios de gorilas libertadores y los epígonos del nacionalismo católico, ocupaban dos de los tres bancos de la mesa examinadora. La tercera era la silla del marxismo ortodoxo y bienpensante, la más jodida de las sillas. Nosotros, también de clase media (una nacida o resucitada por el peronismo) nos debatíamos en las dudas que generaban las categorías retóricas de los examinadores. En los sectores medios bajos y bajos, esas dudas no existían. El poder de la memoria grabada sobre el cuerpo familiar del pueblo suele ser inconmovible.

(leer mas…)

Ingenieros civiles en el bar de Moe

Julio César aseguraba que el hombre tiende a creer en lo que desea. El deseo colectivo suele pulir las realidades desbastando en sus perfiles incómodos y perfeccionando los relatos que le permitan transitar la historia con la menor confusión posible sobre la naturaleza de sus propios intereses. Los ídolos, las víctimas propiciatorias, los malditos y los benditos se construyen con esa metodología.
(leer mas…)